Ciencia & Tecno

Multa histórica a Google: el buscador debe pagar más de 4.000 millones de dólares en Europa

16/09/2022

Multa histórica a Google: el buscador debe pagar más de 4.000 millones de dólares en Europa

Ser el buscador más famoso del mundo no es sinónimo de hacer lo que quiera en Europa, ya que el Tribunal General de la Unión Europea (TGUE) multó a Google por actitudes monopólicas y de abuso en el negocio de los sistemas operativos para telefonía móvil.

Así, la empresa estadounidense deberá desembolsar 4.125 millones de euros, lo que se considera una determinación histórica, que supera la sanción anterior que s ele había impuesto en 2017 de 2.420 millones.

La multa récord a Google es, es en realidad una confirmación, ya que fue establecida en el año 2018 y tras un largo proceso de recursos presentados por la firma se ha ratificado, aunque con un pequeño descuento, ya que la suma original era de unos 4.340 millones de euros.

La firma que tiene su sede central en California, Estados Unidos, en este caso fue multada por la Comisión Europea por abuso de posición dominante en el mercado móvil. Es que Google desarrolla y comercializa Android, el sistema operativo para celulares y tablets que domina con amplio margen el negocio.

En tanto, desde el viejo continente denuncian que el buscador impide a los consumidores tomar provecho de una real competencia en el negocio móvil, ya que impone su sistema operativo desde origen y trabaja en conjunto con las grandes empresas de telefonía para mantener su monopolio.

Por lo cual, con los argumentos de que Google impone a los fabricantes el uso de aplicaciones como Search y Chrome, que llegan preinstalados en Android. Al respecto, se indica que la compañía exige el uso de esos entornos para que los fabricantes obtengan la licencia y ofrezcan acceso a la tienda de apps Google Play.

Los reguladores demostraron que la empresa ha realizado pagos a diferentes fabricantes para que tengan instaladas aplicaciones del entorno en forma predeterminada. Además, que Google impidió a fabricantes utilizar versiones adaptadas del sistema operativo móvil sin su aprobación directa.

Por lo que la empresa abusa de su posición dominante en ese sector, sin dejar a los usuarios la pretendida libertad de movimiento y alejándolos de los beneficios que supone la competencia.