Deportes

Javier Mascherano quedó bajo la lupa de Estados Unidos por una inversión en Uruguay

22/09/2020

Javier Mascherano quedó bajo la lupa de Estados Unidos por una inversión en Uruguay

Javier Mascherano, emblema de la selección argentina de fútbol, volvió a tener problemas con una entidad fiscal esta semanas, cuando quedó bajo la lupa de los Estados Unidos por un millón de dólares que dio la vuelta al mundo con sucesivas transferencias bancarias que culminaron con inversiones inmobiliarias en Uruguay.

La unidad de delitos financieros de Estados Unidos (Fincen, por sus siglas en inglés) recibió un reporte por actividades sospechosas de la sociedad offshore Alenda Investments Ltd, registrada por Mascherano en las islas Vírgenes Británicas, por una serie de movimientos de fondos que registró a fines de 2015. El dinero salió de ese paraíso fiscal hacia Portugal para terminar en la cuenta de una financiera uruguaya que fue investigada en el “Lava Jato” brasileño.

El alerta sobre las transacciones de Mascherano surge de los 2100 reportes de actividades sospechosas presentados por bancos de todo el mundo ante las autoridades de los Estados Unidos.

La primera transferencia de Alenda Investments Ltd que quedó en la mira de las autoridades estadounidenses se concretó el 4 de diciembre de 2015: se tratan de US$260.000 que se giraron justificados como “gastos personales” del futbolista. Pocos días después, la sociedad offshore volvió a girar dos transferencias por US$290.000 cada una, y el 8 de enero completó su cuarta y última transferencia, por otros US$226.477, esta vez, para “inversiones”.

Más que los montos de las transferencias, lo que encendió las alarmas de los oficiales de cumplimiento antilavado fue la ruta que siguió el dinero, idéntico en los cuatro giros. Salió del banco Pershing LLC con destino a una sucursal del Deutsche Bank en Nueva York, para de allí remitirse al Novo Banco de Portugal que, a su vez, lo transfirió a una sucursal del Bandes en Montevideo, en una cuenta a nombre de la financiera uruguaya Eurodracma.

El abogado de Mascherano aclaró a La Nación que el futbolista usó el dinero para concretar “dos inversiones inmobiliarias en Uruguay”: compró un campo en José Ignacio junto con socios y terminó de pagar la construcción de “un edificio que hoy tiene alquilado la Embajada de Chile” en Montevideo. Este último inmueble es un edificio nuevo de 587 m2 con tres pisos y terraza ubicado en el barrio de Punta Carretas. Según datos del Registro de la Propiedad Inmueble uruguayo, el edificio ubicado en la calle Guipúzcoa 455 está a nombre de Tolicon SA. Es decir, no figura ahora a nombre del futbolista. Su abogado dijo que esa fue la sociedad que “le vendió a Javier [Mascherano]” la propiedad.

En septiembre de 2015, Mascherano ya rentaba el edificio a terceros. Es decir, tres meses antes de realizar las transferencias que estaban destinadas a pagar las últimas reformas del inmueble.

La Embajada de Chile ingresó en el inmueble a partir del 1° de octubre de 2019, después de que se rescindiera el contrato con el anterior inquilino. El gobierno trasandino paga un alquiler mensual de US$ 10.000 en un contrato firmado por siete años, según datos oficiales.