Ciencia & Tecno

Científicos tradujeron la estructura de una telaraña en una canción realmente terrorífica

13/04/2021

Científicos tradujeron la estructura de una telaraña en una canción realmente terrorífica

¿Tiene sonido una telaraña? Realmente no, pero eso no parece importarle a un equipo de científicos norteamericanos, que lograron traducir las hebras de la red de las arañas y llevarlas a una canción que dura poco más de un minuto. Lo que se escucha es terrorífico y está muy cercano al sound track de una película de horror. Sin embargo, los expertos de este proyecto creen que esta podría ser una forma futura de comunicación con este tipo de animales.

El proyecto estuvo dirigido por científico del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), que escanearon en imágenes las redes fabricadas por las arañas y después asignaron frecuencias de sonido o notas a cada una. Además, las fueron combinando con patrones basados en estructuras 3D que se implementaron en la web y así quedaron establecidas las melodías.

Entre las herramientas que utilizaron los científicos del MIT estuvieron un procesador de imágenes y un escáner láser para registrar la estructura de la telaraña. En realidad, los científicos tienen esperanza de que esta pueda ser el inicio de una forma de comunicación con las arañas.

El director principal de este proyecto, Markus Buehler, científico de materiales e ingeniero del Instituto de Tecnología de Massachusetts, explica que el equipo se dedicó a registrar las vibraciones de la telaraña producidas cuando las arañas realizaban diferentes actividades. Entre las que destacaron la construcción de las redes, comunicarse con otras arañas o enviar señales de cortejo. Entonces, el algoritmo instalado en un software de aprendizaje clasificó los sonidos en cada una de estas acciones. Otros estudios han sugerido que las telarañas son formas de comunicación de estos insectos.

“Ahora estamos tratando de generar señales sintéticas para hablar básicamente el idioma de la araña. Si los exponemos a ciertos patrones de ritmos o vibraciones, ¿podemos afectar lo que hacen y podemos comenzar a comunicarnos con ellos? Esas son ideas realmente emocionantes”, dijo Buehler.

Las arañas tienen una enorme cantidad de especies que alcanzan posiblemente las más de 47 mil. Por lo tanto, hay miles de estudios sobre ellas. Incluso, hay arañas en la Estación Espacial Internacional para entender el comportamiento de estas pequeñas sometidas a la microgravedad.

En el espacio notaron que las arañas utilizan la luz como guía de orientación para tejer sus redes. A diferencia de su hábitat natural, en la Tierra, que lo hacen orientándose por la gravedad. Esto es fundamental para mantener la asimetría de las telarañas y así mantener la efectividad en sus estructuras, dijeron científicos de la NASA y biólogos de la Universidad de Basilea